Historia de Estambul

FECHA UN HOTEL


Fecha de llegada
Fecha de salida

Info:

Informaciones prácticas para visitar Estambul

Leer »

News

Asistencia clientes

Asistencia clientes

English Español Italiano


Historia de Estambul

 

Su riquísima historia, que la ve en los orígenes ciudad griega con el nombre de Bizancio, luego capital del Imperio Romano de Oriente con el nombre de Constantinopla y por fin capital del Imperio Otomano con el nombre turco de İstanbul, ha dejado notables testimonios arqueológicos y arquitectónicos que la convierten también en un centro turístico de relevancia mundial.

Moschea Blu Istanbul


Según una anécdota el nombre actual deriva de una circunstancia curiosa: cuando los turcos a la conquista de Anatolia les preguntaban a los griegos donde fuera “la ciudad” recibían como respuesta, sin entender su significado, “Is tin polis”, es decir “aquélla es la ciudad”, que acabó por convertirse en el nombre equivocado de Constantinopla. Más probablemente deriva de una enfatización de la palabra “ciudad” para indicarla como la “ciudad” por antonomasia, en analogía con la palabra Urbe con la que se indica Roma. El nombre Estambul le fue dado oficialmente sólo alrededor del 1930, aunque los griegos siguen llamándola Constantinopla.
En todo caso el nombre de la actual Estambul refleja, en el curso de los siglos, la sucesión de las civilizaciones que han marcado su historia. Fundada por los colonos griegos de Megara, en el 667 a.C., es llamada originariamente Bizancio (Byzántion) en honor de su rey Byzantas.
El nombre griego de Konstantinoupolis (Constantinopla), que significa “Ciudad de Costantino”, le fue dado en honor del emperador romano Costantino I cuando la ciudad se convirtió en capital del Imperio romano, el 11 de Mayo del año 330. Costantino la rebautizó Nova Roma, pero esta denominación no entró nunca en el empleo común, aunque aún hoy la denominación oficial según la Iglesia ortodoxa y el Patriarcado Ecuménico sea “Constantinopla Nueva Roma”. Constantinopla se convirtió sucesivamente en la capital del Imperio bizantino hasta cuando, en el 1453, fue expugnada por los turcos otomanos, conducidos por Mahoma II el Conquistador.
Bajo los sultanes otomanos, Constantinopla halló un nuevo período de resplandor, convirtiéndose en sede de facto del califato en el 1517, pero manteniendo la sede del Patriarcado Griego-ortodoxo (a pesar de la forzada conversión de la Basílica de Santa Sofía en mezquita) y en general el carácter cosmopolita que la caracterizó en los siglos anteriores. El siglo XVI marcó el ápice del poder otomano. A este siglo remonta la construcción de las más importantes mezquitas de la ciudad: Beyazit, Suleymaniye (la más grande mezquita de Estambul), Sultan Ahmet y Fatih.

Miniaturk


El imperio otomano, derrotado durante la primera guerra mundial, acabó oficialmente el 1 de Noviembre de 1922. Cuando en el 1923 fue fundada la República de Turquía, gracias a Ataturk, la capital fue desplazada desde Estambul a Ankara. En un primer tiempo descuidada en favor de la nueva capital, Estambul pasó por un período de grande transformación en los años 50 y 60. Antes de los 60, en particular, el gobierno de Adnan Menderes persiguió el desarrollo económico del País a través de la construcción de nuevas carreteras e industrias. También en el casco antiguo, modernas pavimentaciones viales reemplazaron el adoquinado y una larga parte de los barrios viejos fue demolida.
Durante los años 70, la población de Estambul tuvo un rápido crecimiento en consecuencia de la fuerte inmigración desde Anatolia. Nuevos barrios y zonas industriales surgieron a la periferia de la ciudad y muchas de las aldeas colindantes fueron incorporadas a la grande área metropolitana.
Estambul es todavía sede del Patriarcado de Constantinopla, una de las antiguas sedes apostólicas.
El nombre “Estambul” podría derivar de la frase griega medieval “εἰς τὴν Πόλιν” (de leerse con la pronunciación “istimbolin”) que quiere decir “a la Ciudad” o “en la Ciudad”. De este modo los griegos se refirían a la Ciudad de las Ciudades, como Constantinopla era conocida durante la era bizantina y sucesivamente.
Hoy su población es de unos 13 millones de personas y continúa todavía a aumentar constantemente. Estambul sin duda sigue siendo el centro comercial y cultural de Turquía.